Las várices vulvares

Las venas varicosas o várices, son un problema que sufre gran parte de la población femenina, y se debe a una mala circulación de la sangre, debilidad en las paredes venosas o demasiada presión aplicada sobre la zona que las presente, haciendo lucir raras estas zonas y en varios casos, causando molestias o dolores, como en el caso de las várices vulvares.

Las varices vulvares aparecen en los genitales femeninos, y en sus alrededores llegando incluso a partes de los muslos, siendo más comunes en mujeres embarazadas o que acaban de dar a luz, y aunque no presentan problemas muy graves para la salud, significan un defecto en la estética femenina y en algunos casos, molestias y dolores, tal como nos indica el portal especializado en salud Soluciones de Salud.

¿Qué son?

Pues se sabe que las várices también conocidas como venas varicosas, se forman por un exceso de sangre en la zona afectada, esto por un mal funcionamiento del sistema circulatorio. Cuando esta situación ocurre en las venas vulvares, que atraviesan toda la pelvis femenina, pues estas venas están comunicadas entre sí desde órganos internos y externos, comprendiendo toda la zona genital y parte de los muslos, las várices aparecen en alguna de estas zonas mencionadas.

¿Cuándo aparecen?

Como se mencionó antes, las várices vulvares son un caso especial que ocurre durante el embarazo o el parto, y ocurren debido a que durante el embarazo, en el cuerpo femenino aumenta la producción de hormonas que hacen que el peso del bebe aumente, por consecuencia el peso causa demasiada presión en las venas que cubren la zona vulvar, haciendo que estas se hinchen y surjan várices.

Además de esto, se suma al problema del peso, la poca movilidad que se tiene durante el embarazo, este factor también es clave para la aparición de venas varicosas pues la poca movilidad en una zona provoca el estancamiento de la sangre en las venas, lo que hace que se hinchen y debiliten, pudiendo causar dolor y molestias en algunos casos.

¿Cómo saber si tengo?

Las várices vulvares, como cualquier otro tipo de várices, tienen la particularidad de que son de fácil identificación, pues se trata de venas hinchadas que pueden verse en la piel, sobresalientes en algunos casos, de colores como gris, azul, morado o rojo oscuro, tendiendo a cambiar de color a medida que van creciendo.

En algunos casos, las várices suelen causar molestias o dolores debido a la hinchazón de las venas, y en casos graves se pueden presentar bultos de color azul, esto ocurre cuando la vena está totalmente hinchada de sangre acumulada, cuando se da esto, se debe acudir al médico inmediatamente pues podría ocurrir una hemorragia.

Las várices vulvares son un problema que, aunque no suponen mucho riesgo para la salud en general, suelen afectar la apariencia física de la zona donde se encuentran, algo que puede afectar el autoestima femenino al sentir la pérdida de belleza; sin embargo esto es un problema que con el tratamiento correcto puede solucionarse sin ningún contratiempo, recuperando la apariencia natural de esta zona tan íntima.